Parque de Vigeland

Vigeland Sculpture Park (Vigelandsparken) es el resultado de la obsesión artística de un hombre y una vida de trabajo dedicada a exactamente a eso: la forma humana. El parque, situado en la ciudad noruega de Oslo, dentro del Parque Frogner, cuenta con 212 esculturas de bronce y granito creadas por el escultor noruego Gustav Vigeland.

Vigeland Park, Oslo

El autor de las obras trabajó durante un período de casi 20 años, desde 1.924 hasta 1.943, y donó sus esculturas a la ciudad de Oslo. Las esculturas representan figuras humanas en situaciones cotidianas, como caminando, sentados, tomándose de las manos… pasando por temas más simbólicos como un “Hombre atacado por bebés”, hasta obras abstractas que representan las piezas centrales del complejo.

Seagulls roost on the fountain at the Vigeland park

Entre las obras más destacadas del parque se encuentra “The Fountain”, que fue diseñada originalmente para estar delante del Parlamento noruego. Esta ubicación, sin embargo, resultó polémica.

La fontaine de Gustav Vigeland

La escultura se compone de 60 relieves de bronce individuales que representan el círculo de la vida, con esculturas de niños, adolescentes, ancianos y, finalmente, esqueletos.

Parque de Vigeland

“El Monolito” (Monolitten) es el punto focal del parque. Se trata de una escultura de 14,12 metros de alto, altamente simbólica, que consiste en 121 figuras humanas entrelazadas, con la intención de representar el deseo humano para llegar a la divinidad.

The Monolith

La talla de este monolito tomó más de 14 años e implicó el trabajo del propio artista, así como de otros 3 talladores de piedra.

Le Jour ni l'Heure 3789 : Oslo, parc Vigeland, "La Roue de la Vie", 1934, Gustave Vigeland, 1969-1943, mercredi 5 août 2009, 13:21:26

Por otra parte, también podemos ver “La rueda de la vida” (The Wheel of Life). Es un un reloj de sol que representa la eternidad, con cuatro figuras humanas y un bebé encerrado en un círculo, flotando en armonía.

Vigelandsparken

Vigeland continuó trabajando en el parque hasta el final de su vida. Desde su apertura al público en 1.940, el parque de Vigeland se ha convertido en una famosa zona de picnic para los ciudadanos de Oslo.

A escasos metros del parque se encuentra el Museo Vigeland, en el que el artista Gustav trabajó en sus esculturas.

Artículos relacionados

 









Deja tu comentario

Últimas publicaciones