Monumento de Roald Amundsen

En 1.928, después de 35 años dando vueltas por el mundo, explorando cada rincón y estableciendo un nuevo estándar para lo que significaba ser un hombre de descubrimientos, Roald Engelbregt Gravning Amundsen se dispuso a encontrar un equipo de compañeros aventureros que se habían perdido en el Ártico… y nunca regresó.

En la ciudad isleña de Tromsø hay varios recordatorios al gran explorador e hijo favorito de Noruega, incluida esta estatua de bronce sobre un pedestal de piedra. La estatua fue erigida como un monumento a Amundsen en 1.958 y se colocó en un pequeño parque no muy lejos de su último hogar, mirando hacia el puerto.

Tromso - Roald Amundsen statue

Roald Amundsen viajó tanto que es difícil hacer un seguimiento. Originario de Borge, Noruega, Roald está asociado de manera única con la exploración ártica y antártica, liderando el primer viaje documentado por el Paso del Noroeste (un lapso de tres años), la primera expedición en llegar al Polo Sur, en 1.911, y con la primera expedición en dirigirse al Polo Norte, en 1.926.

En consecuencia, fue la primera persona en llegar a ambos polos en una vida.

2008-061504

Amundsen vivió sus últimos años en Tromsø, en lo más alto de Noruega, a 750 millas (1.200 kilómetros) de donde nació. Su último viaje fue una misión de rescate desde allí, con la esperanza de encontrar a la tripulación del compañero explorador Umberto Nobile, que no había regresado de un viaje al Polo Norte.

Roald Amundsen

Lamentablemente el hidroavión de Amundsen se estrelló en algún lugar del mar de Barents y nunca se llegó a encontrar ni su cuerpo ni los cuerpos de los cinco miembros de la tripulación que le acompañaron.

Artículos relacionados

 









Deja tu comentario

Últimas publicaciones