Museo de Emanuel Vigeland

Hermano del más célebre Gustav Vigeland, cuyas esculturas excéntricas ocupan el famoso parque de Vigeland en el centro de Oslo, Emanuel Vigeland (1.875-1.948) será recordado a través de su propia obra artística extraña y encantadora.

Apodado el “secreto mejor guardado” de Oslo por los lugareños, el Museo Emanuel Vigeland cumple la función de museo y, a la vez, mausoleo decorado por el propio Vigeland. Al edificio se entra a través de una pesada puerta baja de hierro. En el interior, una gran sala oscura con bóveda de cañón está completamente cubierta con pinturas que muestran la vida humana desde la concepción hasta la muerte en escenas explícitamente eróticas. El fresco, de 800 metros cuadrados, le llevó a Vigeland 20 años en ser completado.

Emanuel Vigeland Museum

Entrar al mausoleo es una experiencia solemne y hasta inquietante. Incluso los pasos más pequeños resuenan en el techo abovedado durante unos largos 14 segundos. En el interior, es recomendable el uso de linterna para revelar las paredes oscuras pintadas.

Museo de Emanuel Vigeland

Emanuel Vigeland comenzó la construcción del edificio en 1.926 con la intención de llenarlo con sus pinturas y esculturas. Cuando Vigeland decidió que el museo también serviría como su mausoleo, selló las ventanas con ladrillos, otorgando a todo el edificio una atmósfera inquietante. Así, Emanuel encontró inspiración especialmente en las historias dramáticas de la Creación y el pecado original del cristianismo y completó el fresco.

Emanuel

El fresco Vita, o “Vida”, del museo-mausoleo se centra en “el instinto sexual del hombre, transmitido a través de multitudes de cuerpos desnudos, mujeres y hombres en una intimidad impetuosa”, según el sitio web oficial del museo.

Emanuel Vigeland

Después de la muerte de Vigeland, sus cenizas fueron depositadas en una urna que se encuentra sobre la entrada principal del edificio. Considerado como una fundación privada, el museo se abrió al público en 1.959, más de una década después de la muerte de Vigeland.

Emanuel Vigeland Mausoleo

Hoy en día el museo solo está abierto al público por unas pocas horas cada semana, pero es sede de varios conciertos (a veces con didyeridús) durante todo el año.

Artículos relacionados

 









Deja tu comentario

Últimas publicaciones